Ser menos no resta derechos. Protesta de la España Vaciada frente al Congreso

Las campanas de la España Despoblada continúan sonando

El pasado miércoles 31 de marzo de 2021 se repitió la protesta de la España Vaciada. Aquella que, dos años antes, había movilizado a miles de personas por las calles de Madrid. Esta vez se congregaron frente al Congreso de los diputados, foco de las demandas y las quejas.

La manifestación de este segundo aniversario de ‘La Revuelta de la España Vaciada’, pretendía recordar a los políticos su falta de acción y compromiso en la lucha contra la despoblación. El lema del evento fue toda una declaración de intenciones: “Ser pocos no resta derechos”. Y es que, a pesar de unos mínimos avances en ese sentido, los habitantes de estos territorios observan, resignados, como poco a poco desaparecen los últimos servicios básicos en sus municipios.

Se volvieron a repetir algunas imágenes: había pancartas, camisetas, carteles y toda clase de accesorios con el logo de la Coordinadora de la España Vaciada. Otras se echaron de menos: sólo pudo asistir al acto un grupo reducido de personas, por lo que no pudimos ver, de nuevo, las calles llenas de gente. Y esta vez había dos nuevos invitados: las mascarillas -también personalizadas-, y dos grandes campanas traídas de Cantabria. Querían asegurarse de que se les oyera.

El Dr. Manuel Campo Vidal presidente de Next Educación y autor del libro ‘La España Despoblada’ advirtió que “hay que seguir batallando para que suenen las campanas de la España urbana en favor de la España rural”. Estas campanas no son sólo un símbolo rural para la protesta, sino que también sirven de alegoría, para representar a unos pueblos que aún siguen vivos y que todavía se pueden salvar.

Más de una semana después, y una vez pasada la resaca, se puede asegurar que estas movilizaciones son importantes. El Congreso puede parecer una cámara aislada contra los ruidos que llegan desde la calle. Pero ya sirvieron hace dos años para despertar algunas conciencias y este año también lo harán. La desigualdad entre territorios tiene que solucionarse, pero es necesario contar con los ciudadanos de las grandes urbes. Y la revuelta visibiliza un problema que es de todos.   

Ese mensaje es el que ha transmitido la pandemia de la Covid. La despoblación es un problema de todo el país, puesto que el medio rural es importante para la agricultura y la ganadería; pero también para la economía española, la lucha contra el cambio climático o la cadena de suministro que permite la alimentación de todos los ciudadanos. Hay que trabajar en equipo.

Las condiciones en la España despoblada tienen que mejorar y la lucha continuará hasta que los habitantes del medio rural tengan un futuro digno. Por lo que cada 31 de marzo se repetirán estas imágenes, se volverá a salir a la calle y a exigir unos derechos que se han perdido en unos territorios abandonados. Este ya es el Día Europeo de la Lucha contra la Despoblación y así seguirá siendo mientras haya un pueblo vivo por el que luchar.

“¡La Revuelta Continúa!”

Natascha Suero y Rodrigo Campos

Deja un comentario