España, uno de los países con mayor riesgo de despoblación de Europa

3.403 municipios, es decir el 42% de los existentes en España, están en riesgo de despoblación según el informe anual de 2020 del Banco de España.

Que el 42% de los municipios esté en ese nivel de riesgo supone una cifra muy alta en comparación con el resto de Europa. Este 42% representa el 2,3% de la población, es decir, alrededor de un millón de habitantes. La comparación con otros países europeos es flagrante :  Alemania tiene únicamente un 1% de riesgo de despoblación mientras que Italia un 4% y Francia un 7%. El estudio hace énfasis también en el reducido tamaño de las ciudades españolas en comparación con las ciudades europeas. 

Además destaca que “existe un conjunto de municipios rurales cuya supervivencia a largo plazo podría verse amenazada en caso de que sus dinámicas poblacionales recientes no se reviertan”. Es decir, hay municipios rurales españoles que se califican como “municipios en riesgo de despoblación” que incluso durante la fase expansiva cuando la población rural en su conjunto incrementó, presentaban un crecimiento vegetativo negativo y además han ido perdiendo población durante las últimas dos décadas. 

Déficit financiero y de accesibilidad a servicios digitales

Otro de los aspectos que preocupan es el déficit del acceso financiero en los municipios rurales ya que el 59% de estos municipios no disponían de sucursal bancaria en 2020. 

Muchos municipios también tienen problemas relacionados con la accesibilidad a servicios digitales. “La información publicada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, referida a 2019, permite documentar un déficit significativo en el acceso a banda ancha —y, por tanto, a servicios digitales— en los municipios rurales” .

Consecuencias del COVID-19 en el ámbito rural

El informe también alude a las consecuencias que ha tenido el COVID- 19, algunas de las cuales benefician al ámbito rural. La implantación del teletrabajo permite que no sea necesaria la presencia del empleado en su puesto de trabajo habitual, por lo que “los municipios rurales podrían atraer a una parte de los trabajadores de las ciudades e iniciar así un proceso de crecimiento rural endógeno a medida que los nuevos habitantes demanden la provisión de determinados servicios” . 

Cuando los jóvenes dejan la ciudad por el pueblo

Las pérdidas de población por migraciones interiores del campo hacia áreas urbanas de mayor tamaño en España, se debe en un 90% a la población más joven, de entre 18 y 39 años. ¿Por qué los jóvenes se van de los pueblos? Se marchan en busca de oportunidades profesionales así como de una mayor oferta de ocio y de comodidades. Según indica el informe del Banco de España: “del total de los trabajadores que comenzaron a trabajar en una gran ciudad procedentes de otra ciudad más pequeña entre 2005 y 2018, el 51 % se encontraba en situación de desempleo en la ciudad de origen, el 10 % tenía un contrato laboral en vigor allí, pero pertenecía a un grupo de cotización más bajo, y el 16 % cotizaba en la misma categoría profesional, pero con un salario menor”. Además, es importante tener en cuenta la relación positiva de las ciudades y la productividad media de sus empresas. 

También la provisión de servicios es más eficiente en las ciudades de mayor tamaño. 

Consideraciones en la esfera de las políticas públicas

Como indica el informe anual antes citado, el 33% del presupuesto de la Unión Europea se destina a políticas de cohesión económica. 

“En el caso español, la denominada «Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico», aprobada en 2017, tiene como objetivo principal diseñar una respuesta conjunta para aliviar la problemática del envejecimiento poblacional y el despoblamiento territorial”.

También se habla de los programas de formación en competencias financieras y digitales como un componente necesario para el diseño de una estrategia conjunta cuyo objetivo sea defender a los colectivos más vulnerables afectados por la exclusión financiera y la brecha digital en el entorno rural.

Finalmente, el Banco de España asegura que todas las cuestiones planteadas en su informe anual necesitan un nivel de análisis más exhaustivo debido a la relevancia que tiene el conflicto de la despoblación en la sociedad y economía españolas.

Deja un comentario