El peligro de las fincas abandonadas

El peligro de las fincas abandonadas
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

El peligro de las fincas abandonadas deriva en muchas ocasiones en incendios. Es muy importante mantener un seguimientos de los datos de cada una de las parcelas.

Es un peligro la cantidad de fincas abandonadas o con datos desactualizados que existen a lo largo de toda la península. Este hecho, ha provocado que muchas de ellas sean un “foco de incendios”, según ha asegurado María Emilia Adán, Decana Presidenta del Colegio Nacional de Registradores de España el pasado 15 de noviembre en el Foro de la Escuela de Negocios Next Educación.

Asimismo, si suceden incendios por el descuido del terreno, es importante conocer al propietario para que éste asuma las responsabilidades que conlleva. Las consecuencias no solo pueden ser peligrosas para su propiedad, sino que también para todo lo que se encuentre a su alrededor. Además, el ser propietario de una de ellas te hace asumir la obligación de seguir una serie de reglas para favorecer su cuidado. Según ha afirmado María Emilia Adán, “Muchas veces las fincas sí están inscritas pero no se ha cuidado el mantenimiento sucesivo”. Sin embargo, ha añadido, “hay una voluntad real de las personas de resolver esta situación”.

Registro de Propiedad

Otro factor importante es conocer qué fincas pueden correr el riesgo de provocar incendios, o cualquier otro altercado. De esta manera, gracias al Registro de Propiedad,  se puede avisar con antelación a personas interesadas en comprar parcelas. Y, por otro lado, se protege al que ya es propietario advirtiéndole de los cambios que pueden surgir en su propiedad. Según ha señalado el Dr. Manuel Vidal, presidente de Next Educación, “existen entidades firmes en la España rural, como los registros, que garantizan una legalidad. Esto hace que exista un flujo de entrada en la España despoblada”.

La solución a las fincas abandonadas en Galicia

En el caso de Galicia, según ha declarado Inés Santé, Directora General de Desenvolvemento y de la Axencia Galega de Desenvolvimento Rural, existen más de 300.000 fincas abandonadas, de las que todavía no se sabe el nombre del propietario. No obstante, en esta Comunidad Autónoma, se implantó el 22 de mayo de 2021 una ley de Recuperación de la Tierra Agraria. Gracias a esta, se puede saber la propiedad de las parcelas rústicas. Desde que entró en vigor hasta hoy, ya se están movilizando más de 9.300 hectáreas gallegas. 

La desactualización de datos

Otro de los problemas, es la desactualización de datos. Esto implica que si hay alguna dificultad, no se acude al propietario real. Además, si los datos se encuentran actualizados, según la Decana, “la energía eólica o solar ha conseguido que en zonas de Castilla y León, Castilla-La Mancha o Aragón, el suelo tenga más valor, y esté más regularizado”. Esto es algo positivo, ya que puede suscitar a que el propietario actualice los datos para así poder intentar revalorizar su finca.

Se trata de un problema que está a la orden del día en la España Despoblada. Cada vez más gente es consciente de ello. En consecuencia, Inés Santé comentó,  “hay que pensar nuevas soluciones y actuar ya. Por el contrario, se corre el riesgo de que la situación empeore y sea difícil encontrar propietarios y poner en valor estas tierras”.

Deja un comentario